Tratamiento con cannabis medicinal en menores de edad.

 

Con la nueva legislación respecto al acceso del cannabis con fines científicos y medicinales estipulada en la ley 1787 de 2016 reglamentada por el decreto 613 de 2017 se abre un nuevo escenario dentro de la realidad colombiana y es el uso de sustancias psicoactivas por parte de menores de edad como una forma de manejo alternativo y paliativo a las mismas.

En relación a las enfermedades crónicas y terminales la ley 1733 de 2014 estipula que enfermo en fase terminal es aquel que ha sido diagnosticado de una enfermedad patológica grave de carácter irreversible y no se posea un tratamiento médico de eficacia comprobada, por otro lado esta misma ley estipula que será considerada como crónica aquella enfermedad que ocasione grave pérdida de la calidad de vida de modo progresivo e insuperable, de este modo se puede entender que todas aquellas personas que presenten un cuadro clínico con las características anteriormente descritas son susceptibles de ser tratados con cannabis medicinal.

Pero ¿Qué sucede cuando la persona que se encuentra enferma en fase terminal es un menor de edad? Respecto a este tipo de interrogantes que preocupan tanto a la sociedad el decreto 613 de 2017 en su artículo 2.8.11.5.2. plantea el escenario en el cual los menores de edad puedan acceder al cannabis como tratamiento alternativo a sus enfermedades.

De tal suerte que el inciso final del articulo precitado regula el acceso al cannabis medicinal por parte de los menores de edad ante el lleno de tres requisitos (i) el padecimiento de una enfermedad terminal y crónica, (ii) el tratamiento alternativo con cannabis medicinal derive de una prescripción medica y (iii) se cuente con el consentimiento informado de los padres o tutores.

Actualmente y bajo el lleno de estos tres requisitos los menores de edad pueden acceder al uso de cannabis medicinal, es así como en Colombia los primeros casos médicos de niños que han sido tratados con cannabis medicinal han sido tratados por el padecimiento de epilepsia, teniendo estos casos influencias positivas en la salud de los menores.

Ante esta autorización y regulación ofrecida por el legislador se han abierto nuevos escenarios de debate dentro del sociedad colombiana, y es que hay varios como el ex Senador Galán, proponente e impulsor del proyecto de ley, quienes sostienen que la implementación de esta regulación como forma de regular y controlar el acceso de cannabis medicinal es una alternativa que no representa un riesgo para los niños sino que por el contrario les ayudará ante el tratamiento de enfermedades como epilepsia, esclerosis múltiple entre otras a encontrar una alivio y una mejoría en su calidad de vida.

Por otro lado, hay algunas posiciones de corte más conservador que consideran que este tipo de usos de sustancias psicoactivas por parte de menores de edad, ocasionara que aumente mucho más el consumo entre los menores de edad, quienes concluirían que la marihuana es tan buena que al fumarla están previniendo el cáncer, la epilepsia, el asma, entre otros.

Al momento el escenario en Colombia aún es muy joven respecto al uso del cannabis medicinal en menores de edad, actualmente se ha regulado solamente en los tres acápites señalados en el presente pero conforme vayan avanzando las necesidades y la realidad de los menores con enfermedades terminales y crónicas en Colombia así mismo la legislación ira cambiando y buscando responder a las necesidades sociales.